Propiedad de la POLÍTICA S.A.

En Argentina no hay democracia. Por eso estamos como estamos.

No gobierna el pueblo sino una oligarquía integrada por los dueños de los partidos políticos.



El siglo pasado los partidos políticos representaban enormes sectores de la sociedad que se organizaban para llegar al poder y ejercer el gobierno. Los resultados de ese sistema político fueron muy valiosos mientras duró.


Con el tiempo la sociedad fue modificando su relación con los partidos políticos, y podemos decir que después del 2001 los abandonó por completo.


Con el tiempo la sociedad fue modificando su relación con los partidos políticos, y podemos decir que después del 2001 los abandonó por completo.

Al haber sido abandonados, los partidos quedaron en manos de pocas personas y se transformaron en una especie de SOCIEDADES ANÓNIMAS. La "accionistas" de esas S.A. son privilegiados que manejan muchísimo dinero (propio, ”apropiado”, o ajeno), y su “capital social” es nada más ni nada menos que el control del Estado.


Manejan el destino del país, y muchas veces lo hacen en beneficio propio y no en beneficio de toda la comunidad.


La POLÍTICA S.A. es la “nueva normalidad” que vivimos los argentinos, pero que debemos cambiar urgentemente.


¿Por qué? Porque los principales problemas de la Argentina tienen su orígen acá.


Veamos:


  • La democracia desapareció. Si... no exagero. En Argentina no gobierna el pueblo, gobiernan los accionistas de la POLÍTICA S.A. Ningún ciudadano de a pie puede igualar los enormes recursos que ellos gastan en propaganda, estructuras, campañas, prensa. Todo con dinero público. Técnicamente vivimos en una oligarquía, que es una forma de gobierno viciada en la cual el poder lo ejerce un grupo privilegiado. No es culpa de nadie en particular, solo es una deformación del sistema.


  • El principal drama de la República Argentina es el gasto del Estado; en las últimas décadas ese gasto se triplicó. ¿A vos te llega esa plata? ¿La ves en hospitales, carreteras, servicios? No... Es plata que la POLÍTICA S.A. gasta en estructuras que les aseguren su permanencia en el poder.


  • Esas estructuras políticas se basan en empleos públicos. El PARTIDO S.A. que llega al poder nombra cientos, miles de nuevos empleados que adquieren un derecho in eternum a trabajar para el Estado. Es tanta la cantidad de gente que se genera una burocracia altamente ineficiente.


  • La POLÍTICA S.A. tiene otras prerrogativas, como decidir sus propios sueldos, extraer dinero del Estado "por izquierda", contratar empresas amigas que luego devuelven favores, etc. Ésto incrementa más aún el gasto público.


  • Como ya vimos en otros posteos, el desborde del gasto público genera déficit fiscal. El déficit fiscal se paga con deuda y emisión. La emisión genera inflación. Y todo eso junto se traduce en pobreza, desigualdad, violencia, crecimiento de adicciones, poca productividad, etc.


Muchas de éstas cosas se solucionarían con una reforma del sistema político que transforme a los partidos en instrumentos de la democracia, abiertos a todos los ciudadanos para que puedan ser representados fielmente en sus intereses.


Una reforma que limite el gasto en campañas, que impida la cooptación económica de la prensa, y que quite a la política la potestad de nombrar empleados públicos discrecionalmente.


Al día de hoy ninguno de los políticos que llegaron al Poder Ejecutivo tanto en Nación como en provincia y ciudad, hicieron algo por cambiar el sistema. NINGUNO.


Pero ésto también se explica porque la única ruta para transitar desde el llano al poder está concesionada a una sola empresa: POLÍTICA S.A. ¿Te suena?

370 vistas1 comentario

SUSCRIBITE A MIS POSTS

¡Te van a llegar por correo! 

© 2020 by Eugenio Malaponte.