RESILIENCIA

Es la capacidad de superar circunstancias traumáticas. ¿Qué reformas tiene que hacer la Argentina para recuperarse de la crisis y salir mejor de ella?

Gran parte de la sociedad argentina está horrorizada pensando en el error garrafal que se cometió volviendo al kirchnerismo.

Y tiene razón en hacerlo.

Pero cuidado, ése no es el verdadero problema. Cristina Kirchner no es lo único que está mal en la Argentina.

En todo caso, el kirchnerismo es la manifestación de una enfermedad del sistema. Es el pus de la herida, que podemos sacar como en el 2015, pero resurgirá si no se cura al enfermo.

La verdadera enfermedad que aqueja a la Argentina es su FALTA DE RESILIENCIA ANTE LAS CRISIS, la incapacidad de generar cambios estructurales que permitan salir mejores.

Y ésto sucede por la baja calidad de los dirigentes políticos, y su desconexión con la sociedad.

La gente ya no participa de los partidos políticos, y ellos son propiedad privada de sus “afiliados” y “dirigentes” (la POLÍTICA S.A. como bautizamos en otros posteos). Mientras ellos sean los únicos con capacidad de presentar candidatos y llegar al gobierno... estamos complicados.

Mientras la POLÍTICA S.A. construya sus estructuras políticas utilizando el dinero público o, peor, nombrando gente en el Estado que adquiere un derecho de por vida a recibir un sueldo público... estamos complicados.

En el año 2001 la Argentina explotó. Pero con tanta mala suerte que tuvo suerte. No, no es un error de redacción, es así.

La suba del precio de la soja y la baja de tasas en EEUU permitió que en dos años nuestro país se llenara de dólares. Eso impidió que la crisis generara anticuerpos, que la sociedad generara cambios estructurales en su sistema político, en su sistema económico.

Éste desastre sanitario y económico al que nos lleva el torpe gobierno de Fernández va a tener graves consecuencias entre los argentinos. Un nuevo colapso.

Lo que no puede pasar es que dejemos escapar otra crisis sin hacer los cambios que impidan que llegue la siguiente.

La ley de partidos políticos debe reformarse. Los partidos deben ser entidades abiertas para que la participación de la sociedad en la vida pública sea mucho más amplia. Ésto tendrá como consecuencia una importante mejora en la calidad dirigencial.

Las ciudades deben ser reconocidas como autónomas, como lo establece la Constitucion hace casi treinta años. El modelo a seguir es la ciudad de Buenos Aires, un esquema que funciona.

Por el contrario, las provincias (que hoy son las grandes derrochadoras) deben tener funciones más limitadas y ceder recursos a las ciudades. La ciudad es el estado más cercano, en el cual la gente puede controlar mejor su funcionamiento y eficacia.

El sistema tributario argentino es un desastre. El estado cobra 166 impuestos, mientras que en Estados Unidos rondan los 15. Y tenemos una de las cargas impositivas más altas del mundo, lo que dificulta la inversión y por lo tanto la generación de puestos de trabajo.


La Justicia argentina es vergonzosa. Está totalmente influenciada por el poder político. Las provincias deben crear Consejos de la Magistratura para nombrar jueces imparciales. Pero no como en la Nación, en donde una ley reglamentó el Consejo y le dió mayoría a los representantes políticos.

La estructura del Estado debe reducirse enormemente. El Estado nacional, los provinciales y muchos municipios (Rosario a la cabeza) son inviables con la enorme masa salarial que pagan. En la Argentina el enorme gasto público obliga al estado a cobrar más impuestos; y como con eso no alcanza, emite moneda (generando inflación); y como sigue sin alcanzar toma deuda. Al final del día siempre termina en una crisis.

Éstas y otras reformas son las que nos van a hacer renacer. No hacerlas implica seguir cayendo en picada, transformándonos en un país cada vez más pobre, desigual, violento y desintegrado.


Estamos ante una nueva oportunidad para cambiar, para ser un país mejor. Claramente no lo van a hacer los políticos que tenemos, y es por eso que más que nunca el que tiene que participar sos VOS.

Es hora de que les digas... HASTACA.

36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SUSCRIBITE A MIS POSTS

¡Te van a llegar por correo! 

© 2020 by Eugenio Malaponte.